REGISTROS AKASHICOS

29/8/2016

Hacerse una lectura de registros akáshicos implica tomar conocimiento con todas aquellas experiencias que pueden servirnos para desarrollarnos en el aquí y ahora, tomar contacto con lo que eventualmente pudiéramos no estar haciendo para evolucionar y así poder corregir la marcha.

 

Es una oportunidad única de reorientar nuestra alma a nuestro verdadero camino limpiando el campo vibracional y aligerando el karma que no nos permite avanzar, ya que los Maestros Ascendidos te darán guía específica para ayudarte a evolucionar y resolver los bloqueos emocionales, psicológicos y espirituales presentes en tu vida. Por eso la liberación del karma o sanación ilumina tu mundo interno y externo: hay un antes y un después de la lectura.

 

Algunas preguntas claves que pueden realizarse en una Lectura son:

 

* ¿Cúal es mi propósito de vida?

 

* ¿Por qué ciertos patrones se aparecen continuamente en mi vida, qué debo solucionar?

 

* ¿Qué puedo hacer para facilitar mi mejoramiento físico, mental, espiritual y/o emocional?

 

* ¿Por qué me sucedió tal acontecimiento y cuál es la lección que debo aprender?

 

* ¿Cuál es el camino que debo seguir para ser una buena persona?

 

 

*¿Cuáles son las relaciones kármicas que me relacionan con…?

 

* ¿Qué cualidades tengo y cómo debo desarrollarlas mejor?

 

* ¿Qué tengo que hacer para mejorar (mi relación con una persona, mi vida, mi salud, mi trabajo, etc)?

 

* ¿Qué bloquea mi capacidad de….?

 

Conectando con los Registros Akáshicos elevamos nuestra frecuencia energética porque al conectar con ellos accedemos a un plano, auna dimensión donde todo es perfecto y puro Amor (el Akasha). Al acceder a esta altísima energía podemos bajarla a nuestro momento actual, al aquí- ahora, a la tierra que es donde estamos ahora teniendo nuestro aprendizaje.

 

 

Se sana el corazón, porque la energía va a la raíz del problema, ya sea en esta u otra vida, porque desde la Comprensión y el Amor se libera el Karma y ya no se vuelven a repetir situaciones ni patrones que continuamente nos bloqueaban y estancaban.